¿Sabes qué hacen con los jabones que no utilizas en los hoteles? No podrás creerlo..

Uno de los aspectos primordiales en la organización de un hotel, es sin duda alguna la higiene y limpieza. Todo local de hotelería debe de mantener ciertos estándares de limpieza, los cuales aseguren el confortable hospedaje del cliente. Esto debe suceder en cada salón del hotel, priorizando al máximo la higiene y limpieza en las habitaciones, debido a que será allí en donde el cliente pase la mayor parte de su tiempo, además de que cada semana suelen alojarse varios huéspedes en una misma habitación.

Estamos seguros de que siempre que has ido a un hotel, has hecho uso de los jabones del mismo, y es por eso que hoy queremos hablarte de qué es lo que sucede con los jabones de los hoteles, una vez que un huésped ha hecho uso de ellos y lo ha dejado a medio utilizar.
Esto es lo que sucede con los jabones de los hoteles, que no se han utilizado o se han dejado a medio uso

En todos los hoteles existe un equipo especializado que se dedica exclusivamente al mantenimiento y la limpieza del lugar. A este equipo de trabajo solemos llamarle “ama de llaves”, y es por lo general el encargado de hacer las camas, lavar los baños y mantener al huésped cómodo, en cuanto a aspectos de higiene.

Lo interesante de esto es que la mayoría de los huéspedes de cada hotel del mundo no hace uso total de los productos higiénicos que se le conceden durante su estadía. Entonces, ¿qué es lo que sucede con estos productos que no son utilizados, o son utilizados a medias? Terminan directamente en la basura. Es un gran desperdicio pero así funcionan las multinacionales.

Sin embargo, hace no mucho tiempo, un hombre llamado Shawn Seipler tuvo una brillante idea para evitar que se desperdicie tanto en los hoteles. Seipler es el creador de la fundación sin fines de lucro denominada “Clean The Wordl“, la cual intenta ayudar a personas con pocos recursos.

En una ocasión en la que Seipler se alojó en un hotel se dió cuenta de que en su habitación habían varios paquetitos de shampoo y jabón, de los cuales él no llegaría a hacer un uso completo. Shawn preguntó a una de las mujeres de servicio qué es lo que hacía el hotel con los productos que no eran utilizados por los huéspedes, a lo que la mujer respondió de inmediato, “todo es enviado directamente a la basura”. El desconcierto de Shawn frente a tal respuesta fue realmente inmenso. Tanto los jabones de los hoteles, como el shampoo y demás accesorios destinados para uso del usuario, son desechados una vez que el huésped abandona la habitación.

Sabemos que es muy importante el hecho de que al llegar al hotel contemos con productos nuevos y sin uso, para poder cuidarnos de los gérmenes en el baño y el resto de la habitación. Ahora bien, si los productos no han sido ni siquiera tocados por el huésped, no es demasiado ambientalista el hecho de que sean desechados, y más aún si pensamos en toda la gente que podría ser beneficiada con ellos.

La asociación de Shawn rescata todos estos productos higienicos sin uso y los dona a distintas partes del mundo en los que la higiene es escasa; las enfermedades debido a esto se reproducen a gran escala. Gracias a la iniciativa de Shawn, los jabones de los hoteles ayudan a salvar vidas en distintas partes del mundo.

“Espero que el mundo apoye la idea y ayude a mi fundación“, indicó Seipler.

Poco a poco, la fundación Clean The World ha ido creciendo y ayudando cada día a más y más personas con escasos recursos. En la actualidad, los hoteles del mundo no sólo donan los jabones de los hoteles que no son utilizados por los huéspedes, sino que cada año aportan medio dólar por cada habitación dentro del hotel. Es importante aclarar que todos los jabones recibidos por la fundación, son sometidos a estrictos procesos de higiene y desinfección.

Año tras año la fundación crece y cada vez es más posible el hecho de llegar a más personas.

En el año 2016, Clean The World recaudó siete millones de paquetitos de jabón, los cuales fueron distribuidos en 400.000 paquetes de higiene personal, en países de bajos recursos.

“Alrededor de 4,000 niños menores de 5 años mueren anualmente en el mundo por enfermedades que se transmiten por la mala higiene, como diarrea o neumonía, Shawn Seipler comenta que el camino es largo pero no se dará por vencido, todavía existen muchas personas con este problema, pero con la ayuda de su fundación el logrará erradicar los que le sean posible“.

Gracias a un hombre como Shawn, las enfermedades originadas por mala higiene, han disminuido significativamente en los lugares en los que la fundación ha intervenido.

Esta es una de las iniciativas mundiales más significativas de los últimos años, que nos invita a replantearnos nuestras acciones frente al consumismo, y por sobre todo, a ponernos en el lugar del otro. Las personas que son beneficiadas por la fundación de Shawn agradecen inmensamente que alguien piense en ellas.

Existen muchas cosas que son desechadas sin nisiquiera tener el mínimo uso. Esto no solo sucede en las grandes multinacionales, sino también en nuestro propio hogar. Es necesario ser conscientes de nuestro papel en la sociedad, y por sobre todo, tomar la responsabilidad a la hora de ayudar a los menos favorecidos. Hay mucha gente en el mundo que necesita de nosotros.

Si todos aportamos nuestro granito de arena, el mundo sería sin duda un lugar mejor.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *